26 jul. 2011

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de formular una crema?

Solemos estar habituados a comprar nuestros cosméticos y sobre todo nuestras cremas en base a nuestro tipo de piel; algunas la tenemos mixta, otras seca, grasa, con arrugas, con acné, etc. Pero ¿es suficiente ese criterio para dar con la fórmula adecuada?
Quienes trabajamos con cosmética natural tenemos, casi como un defecto profesional, la costumbre de ir reformulando, haciendo uso de un criterio holístico, es decir, teniendo en cuenta el general de la persona para la cual estamos diseñando el cosmético. Para que podamos entender mejor este concepto, daré un ejemplo:
Supongamos que viene a mi consulta una mujer de unos 47 años, con una piel mixta, algunas arrugas y un poco de flaccidez (el óvalo del rostro necesita reafirmación). ¿Cómo se elegirían las materias primas para formularle una crema facial?
Deberíamos tener en cuenta que a su edad la producción de estrógenos va disminuyendo, con lo cual puede estar comenzando con el climaterio. Estos cambios hormonales afectan a la piel, y por ello seria idóneo buscar un aceite que pueda aportar flavonoides que aminoren los efectos en la piel durante este período vital. Podríamos usar aceite onagra y, si la piel fuera seca o muy seca, aceite de borraja o de soja, todos ricos en nitrato de potasio, ácido gamma-linolénico, quercetol y kaempfenol. Es importante incluir en la preparación al menos un 10% de aceite de germen de trigo, por ser una fuente importante de vitamina E, que retarda los síntomas del envejecimiento y protege ante los radicales libres, además de conservar durante más tiempo la crema.
La elección del emulgente también es importante. Si fuera una crema de día o para el verano, seria importante que fuera ligera, con lo cual seria aconsejable usar Tothom wax (glyceryl stearate, sodium stearate) del 3% al 8% o cera lanette O (cetearyl alcohol) 5%. En cambio, para una crema de noche o de invierno, la cera de abeja estaría muy bien.
En la fase acuosa podríamos utilizar un hidrolato de lavanda, rosa, azahar o simplemente agua destilada a la que le podemos adicionar extracto de Cola de caballo al 1,5% (por ser la fuente más importante de silicio orgánico de la naturaleza y su consecuente acción tensora y reafirmante).
.
En cuanto a los aceites esenciales, la salvia esclarea (por sus propiedades emenagogas, además de antiarrugas), incienso (por sus propiedades rejuvenecedoras, ideal para pieles maduras) o sándalo Mysori (por su capacidad reafirmante y su poder relajante y armonizador).
Tengo que enfatizar que, debido al método de trabajo holístico, si esta misma persona viniera a mi consulta meses después en busca de la misma crema, ésta podría permanecer igual o cambiar en función de la estación del año o de nuevas manifestaciones de la consultante.

A continuación doy una guía rápida para elaboración de cremas, aconsejada según estado de la piel.

Piel seca deshidratada

Aceites vegetales: Todos

Mantecas: Todas

Hidrolatos: Lavanda y rosa

Aceites esenciales: lavandas - pachulí – rosa damascena – nerolí – romero cimeol- sándalo – benjuí – semillas de zanahoria – manzanilla romana - geranio.

Piel Grasa

Aceites vegetales: jojoba – avellana - almendras

Mantecas: karité
Hidrolatos: azahar – pepino

Geles – zumo de aloe vera

Aceites esenciales: bergamota, alcanfor, cedro atlas, ciprés, geranio, enebro bayas, espliego, lavandín, lavanda, mandarina, petit grain, ylang ylang.

Piel Mixta

Aceites vegetales: almendras, avellanas.

Mantecas: karité

Hidrolatos: lavanda, rosa, azahar, pepino
Geles

Aceites esenciales: árbol del té, incienso, manzanilla romana, mirra, niauli, sándalo mysori.

Piel acneica

Aceite vegetal: almendras

Hidrolatos: pepino

Mantecas: NO

Arcillas: todas

Aceites esenciales: árbol del té, alcanfor, benjuí, cedro atlas, clavo, enebro, jara, manzanilla alemana y romana, naranja amarga, laurel, lavanda, petit grain, semillas de zanahoria, romero, tomillo blanco (rojo sólo de forma puntual), verberana.

Piel sensible

Aceites vegetales: todos. (aconsejados: rosa mosqueta, jojoba)

Mantecas y ceras: todas para prolongar la protección

Hidrolatos: manzanilla, lavanda

Aceites esenciales: manzanilla romana y alemana, lavanda, neroli, rosa damascena.

Piel asfíxica

Aceites vegetales: todos

Geles y jugo de aloe vera

Aceites esenciales: abeto balsámico, pino silvestre, pino siberiano, bergamota.

Flaccidez – reafirmar

Aceites esenciales: incienso, mirra, mirto, mandarina, pachulí, sándalo mysori, rosa damascena

Antiarrugas

Aceites esenciales: nerolí, hinojo, incienso, jara, limón, mirra, melisa, rosa damascena, salvias.

Cuperosis

Aceites esenciales: ciprés, incienso, manzanilla alemana y romana, naranja dulce, nerolí, pachulí, rosa damascena

Grietas

Aceites esenciales: benjuí, lavanda, mirra.


Gladys Gómez Flores

Bibliografía:

“Cosméticos: Formulación, preparación y aplicación” Simmons, John B.
Editor Antonio Madrid Vicente. Año 1999

“Aromaterapia: de la magia a la certeza científica” Enrique Sanz Bascuñana
Editorial: Obelisco – Barcelona -2004

No hay comentarios: