22 ago. 2011

Cola de caballo, el reafirmante de la naturaleza

Conocida principalmente por su acción diurética, la cola de caballo (Equisetum arvenese L.), es una planta rica en sales de potasio, flavonoides y sapónidos. Su ingesta, por ejemplo en infusiones o en extracto fluido, hace aumentar el fluido urinario, con lo cual ayuda a remediar la retención de líquidos general. Además, es indicado para problemas genitourinarios, como pueden ser cálculos renales, infecciones urinarias, cistitis, uretritis, inflamaciones de la vejiga o próstata.
Perteneciente a la familia de las equisetáceas, esta planta perenne, de unos 60 cm de altura, también es utilizada en los comienzos de los tratamientos para adelgazar. Por su poder depurativo elimina las toxinas, ayudando a recuperar el equilibrio corporal e influyendo favorablemente para eliminar el sobrepeso.

Cola de caballo fuente de silicio orgánico

De las plantas medicinales, sin dudas es la cola de caballo la fuente más rica en silicio orgánico, pudiendo contener entre un 10 y un 60 % de este mineral. Éste hace posible la dureza y flexibilidad, ayudando en la formación del tejido conjuntivo, fortaleciendo dientes, uñas, cabello y manteniendo la elasticidad de la piel, debido a que favorece la síntesis de colágeno.

En determinadas etapas de la vida, como la menopausia, y debido a la disminución de la producción de estrógenos, es el silicio uno de los minerales que primero perdemos. Deberíamos recuperarlo para evitar la osteoporosis, fracturas óseas, artrosis, reumatismos, artritis y la mayoría de enfermedades que afectan a huesos, tendones, cartílagos y articulaciones.

La cola de caballo y su utilización en cosmética natural

Su utilización en cosmética natural es muy amplia, ya que -como hemos dicho- su principal componente, el silicio orgánico, nos brinda un abanico de productos donde su poder mineralizante y tensor es muy eficaz. Ideal en cremas antiedad y reafirmantes, como tensor facial y corporal, excelente fortalecedor del cabello, combate su caída, la caspa, repara las puntas abiertas. En tratamientos de adiposidad es un excelente sustituto de la centella asiática.

Crema facial reafirmante

Fase acuosa

72 grs. hidrolato de geranio
3 grs. glicerina vegetal

Fase oleosa

10 grs. aceite de jojoba
5 grs. aceite de germen de trigo
5 grs. manteca de karité
5 grs. cera lanette pulcra

Fase de complementos (35º)

10/12 gotas de alguno de los aceites esenciales reafirmantes: incienso, mirra, mirto, mandarina, pachulí, sándalo mysori, rosa damascena.
5 ml. de extracto de cola de caballo o silicio orgánico.


Procedimiento:

1º- En recipiente A colocamos los ingredientes oleosos (aceites, manteca de karité) Ponlos a baja temperatura hasta que se hayan disuelto. No superar los 60 º C.
2º- En un cazo B, vierte la fase acuosa. Calentar a la temperatura de trabajo 60 º C.
3º- Vierte el cazo B en el cazo A.
4º - Mezcla removiendo bien. Se puede utilizar batidora eléctrica si es mucha cantidad.
5º- Bajar la temperatura a 35º colocando la mezcla en otro cazo con agua fría; luego incorporar el extracto, el silicio orgánico y los aceites esenciales elegidos
6º- Pon la crema en un bote de cristal. Pega una etiqueta con el nombre de la crema, ingredientes y fecha.