22 sept. 2011

Preparar la piel para la primavera

La llegada de la primavera supone una etapa de cambios a los que nuestra piel debe ir acostumbrándose. Los cuidados de la misma en primavera deben ir encaminados a recuperarla de su etapa invernal y a protegerla de las agresiones futuras.
Para ello es fundamental adaptar los preparados cosméticos a la nueva estación, con el fin de renovar la piel. Es fundamental una buena hidratación, ya que salimos de la agresión que nos ha provocado el frío, deshidratándola o vasocomprimiéndola. De ahí que tengamos que prepararnos para mantener la piel en buenas condiciones de cara al verano.
En primavera, y con el florecimiento de las plantas, también nuestro cutis se puede ver afectado. Son comunes las reacciones, producto de las alergias y las intolerancias a los diferentes pólenes, por lo que debemos tener en cuenta todos estos factores a la hora de renovar nuestras cremas, leches, lociones y demás cosméticos.
El primer paso a dar es realizarnos una limpieza facial. Debemos preparar nuestra piel, alisarla y dejarla radiante. El peeling es ideal para rejuvenecer y renovar las células de la piel, y en la fase final, si tu piel es sensible, lo más aconsejable es usar un hidrolato de manzanilla o un spray de agua termal.

Peeling facial a base de micronizado de rosa mosqueta

Rosa mosqueta (micronizado): promueve la regeneración cutánea, la nutrición óptima y circulación sanguínea retornando al espesor de piel adecuada. Consecuentemente se eliminan arrugas no profundas de la piel, dándoles su tersura natural, lubricación e hidratación optimas.

Formula genérica

Aceites vegetales a partes iguales: aceite de almendras, por su acción limpiador, y aceite de germen de trigo por ser un poderoso antioxidante y combatir la aparición de manchas. En el caso de ser una piel grasa o muy grasa sustituiremos estos aceites por el de avellanas, que es más ligero y rico en vitamina E.

Micronizado de rosa mosqueta: 1 parte por 3 de aceites vegetales.

Aceites esenciales: lavanda officinallis como desinflamante para contrarrestar la agresión que produce el peeling.
Bergamota: limpiador facial superficial. Debe prestarse atención ya que es fotosensibilizante, debiendo tener cuidado con el sol.
Geranio: limpiador a nivel profundo, combate puntos negros e impurezas.

Mascarilla de arcilla blanca

Arcilla blanca o caolín, CNPF
Agua mineral o destilada a la que le podemos adicionar extracto de caléndula o hacerla directamente con una infusión de la misma.

Protocolo del peeling

1 - Cubrimos el cabello y dejamos cara y pecho al descubierto.
2 - Desmaquillamos o limpiamos.
3 - Aplicamos el peeling.
4 - Una vez finalizado el peeling, retiramos los restos de producto con una esponja embebida en infusión de manzanilla.
5 - Colocamos una careta de gasa y la humedecemos pulverizando con hidrolato de rosas o lavanda. Dejamos reposar entre 10 y 15 minutos (la pulverización causa microcontracciones en la musculatura facial, con lo cual tonifica).
6 - Retiramos la careta y aplicamos la mascarilla de arcilla, la dejamos 10 minutos.
7 - Repetimos los pasos 4 y 5.
8 - Para finalizar aplicamos aceite de rosa mosqueta puro para regenerar la zona agredida por el peeling.

Gladys Gomez Flores

No hay comentarios: