1 jun. 2012

Tres formas para trabajar la glicerina


La glicerina (glicerol o glicol) es un subproducto del jabón. Ésta aparece cuando los triglicéridos de los aceites vegetales se rompen en ácidos grasos libres y la molécula de la glicerina. Es espesa, neutra, de sabor dulce, de ahí proviene su nombre, de la palabra griega glykys que significa dulce. Al enfriarse, la glicerina se vuelve gelatinosa al tacto y a la vista, tiene un punto de ebullición alto. Puede ser disuelta en agua o alcohol, pero no en aceites. Por otro lado, muchos productos se disolverán en glicerina más fácilmente de lo que lo hacen en agua o alcohol, por lo que es, también, un buen disolvente.
La glicerina absorbe el agua del aire, es "hidroscópica".  Un ejemplo: si se deja una botella de glicerina pura expuesta al aire, tomará humedad del aire y se convertirá, con el tiempo, en un 80% de glicerina y un 20% de agua.
La glicerina pura al 100% puesta en la lengua puede causarte una ampolla, ya que es deshidratante. Sin embargo la glicerina diluida en agua, suavizará la piel.

Aquí les dejo tres recetas para trabajar con la barra de jabón de glicerina.

Jabón de glicerina

1) Lo primero que hay que hacer es cortar la de base jabón de glicerina en trozos pequeños. Lo introducimos en un recipiente de vidrio, para fundir la glicerina.
Esto se puede hacer de dos formas, y siempre sin fuego directo. Una manera es hacerlo en el micro-ondas. Otra es al baño María. La clave es calentarlo justo hasta que se funda, nunca dejes que la base de jabón hierva; perderá toda la humedad y ¡tú habrás perdido tu trabajo!

2) Añade el producto que dará personalidad al jabón (esencias, extractos naturales, tinturas, aceites, miel, hierbas, flores).
Es importante agregar la esencia u otros productos naturales, antes del color, ya que pues todas en mayor o menor grado, tiñen ligeramente la base. De esa manera, cuando añadas el color vas a hacerte una idea exacta del color final. 
Otros aditivos: como diferentes aceites, para una pastilla más hidratante. Algunos aceites y mantecas que van muy bien son: aceite de almendras dulces, aceite de germen de trigo (vitamina E), manteca de mango. Nunca utilices más de una cucharada sopera por 500 grs de base de jabón. Demasiada cantidad de aditivo hará que tu jabón salga blando y húmedo en exceso, por lo que no cuajará bien.

ADVERTENCIA: Nunca uses una esencia para quemadores, pueden provocarte quemaduras en la piel. Si la esencia que añades es específica para jabón, la cantidad aproximada es de una cucharadita (5cc) por cada 250 grs de base de jabón; es decir, un 2% de esencia.

3) Añade el color: Los colorantes alimentarios funcionan pero tienden a perder color con el tiempo.

4) Verter en un molde: Puedes usar cualquier cosa que tengas en la cocina como molde, desde una caja de mantequilla, un tupper ware, tazas de plástico o silicona, moldes para repostería o velas. Una vez vertido el jabón en el molde, puede formarse burbujas de aire en la superficie. Ten siempre a mano un bote pulverizador con alcohol (el que usas para las fricciones inodoro). Con un solo pulverizado y las burbujas desaparecen instantáneamente.

5) Desmolda: Es conveniente engrasar el molde con una ligerísima capa de aceite, esto facilitará el desmoldado de  la pastilla.
6) Lo puedes usar inmediatamente, si te apetece, aunque es aconsejable dejar cuajar 48 hs sobre un cartón. Para finalizar se envuelve en film plástico o película transparente, para evitar que se deshidrate.


Jabón líquido de glicerina

80 grs. de glicerina
  1 litro de agua o infusión

Procedimiento

En un litro de agua a 80 grados de temperatura, disolvemos la glicerina cortada en cubos muy pequeños. Dejamos reposar 24 hs. y está lista para ponerla en nuestro dispensador.

Papeles de jabón

Materiales
Glicerina
Alcohol
Esencia
Pigmento para jabón
Papel sizoflor o de seda o crespón y servilletas decoradas
Papel Albal o de repostería

Utensilios

Jarra que resista alta temperaturas en el caso de usar el microondas
Olla en el caso de usar el baño María
Cajitas donde guardar los papeles de jabón terminados
Tijera
Brocha

Procedimiento:

Derretimos la glicerina en el microondas a temperatura mínima o al baño María (recordar nunca de hervir). Se le agrega un poco de alcohol, luego la esencia y el pigmento para jabón. Estos últimos en el caso de que el papel elegido sea blanco. En el caso de usar las otras opciones de papel no es necesario el pigmento, solo la esencia si es que queremos que tenga olorcito.
Se coloca el papel (sizoflor, servilleta, crespón o de seda) sobre el aluminio o el papel de repostería. Se extiendo con la brocha rápidamente y lo más caliente posible para que penetre bien y no quede blanquecino, lo cual no entorpecería su función pero si la estética del producto terminado.

Una vez seco se despega, se corta en trocitos y se guarda en la o las cajitas. Tambien podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación y darle multiples formas, corazones, mariposas, flores, etc...Y ya tendríais vuestros papeles de jabón para el bolso
Siguiendo estos sencillos pasos tendremos siempre a mano jabón para usar cuando no estamos en casa.

Gladys Gómez Flores
Terapeuta de reiki, quiromasajista, esteticista, linfoterapeuta.

Bibliografía

“Cómo hacer jabón”  Kaila Westerman Editorial: PAIDOTRIBO S.L. Año: 2001

http://entrearomasjabones.blogspot.com.ar/2010/12/tutorial-papeles-de-jabon.html

No hay comentarios: